Plaza del Mercado de Cracovia

Plaza del Mercado de Cracovia

Plaza del Mercado de Cracovia ha sido desde siempre el centro neurálgico de la ciudad. De hecho se trata de la plaza mediaval mas antigua de Europa.

Los alrededores de la plaza está rodeado por antiguos palacios y por los edificios de los antiguos burgueses que hoy en día.

Con más de 40.000 metros cuadrados, la Plaza del Mercado de Cracovia es la más grande del mundo.



Que ver en la Plaza del Mercado de Cracovia

Lonja de los Paños (Sukiennice)

Es un palacio renacentista que en sus inicios atraía a los comerciantes a hacer negocios. Para muchos expertos es considerado como el primer centro comercial de la historia.

Se empezó a construir en 1257, en el mismo momento que se empezó la plaza que lo acoge, hasta el presente.

El Museo de Arte Polaco, ubicado en la Lonja de los Paños, se puede visitar de martes a domingos de 10:00 a 18:00 horas.

La entrada general cuesta 14 PLN y la reducida 8 PLN, la entrada es gratuita con la tarjeta Krakow Tourist Card y los domingos durante todo el día.

Basílica de Santa María

Con una imponente fachada flanqueada por dos torres de diferentes alturas, la Basílica de Santa María es uno de los principales monumentos de la ciudad.

Torre del Antiguo Ayuntamiento

Construida en el siglo XIV, esta torre de 70 metros de altura es la única parte que se conserva el antiguo Ayuntamiento de la ciudad. Es posible subir hasta la parte superior para ver la ciudad desde las alturas.

Se puede visitar desde abril a octubre de 10:30 a 18:00 horas, el resto de año permanece cerrada.

La entrada general cuesta 7 PLN y la reducida 5 PLN.

Iglesia de San Adalberto

Construida en el siglo X en el lugar en el que, según la leyenda, San Adalberto predicaba sus sermones.

Basílica de Santa María

La Basílica de Santa María tiene el siguiente horario: de lunes a sábados de 11:30 a 18:00 y los domingos de 14:00 a 18:00 horas. La entrada general cuesta 10 PLN y la reducida 5 PLN.


Recomendación

Una maravillosa Plaza, ideal para descansar y observar la vida de la ciudad. La arquitectura de todo el conjunto es magnífica.

Hay multitud de comercios y restaurantes, así como puestos ambulantes de productos típicos.